¿Cómo olvidarme de vivir? ¿Cómo olvidarme de quererte, de soñar, de reír, de sentir, de querer, de enfadarme, de correr, de jugar, de leer? ¿Cómo puedo olvidarme de soñar, de ilusionarme, de abrazarte, de darte un beso, de decirte lo importante que eres en mi vida, de sentir frío y calor, de ver amanecer y atardecer?… Puedo tener un montón de momentos de debilidad, dolor, agotamiento e incluso, puede que sienta que todas las circunstancias se me echan encima. Soy humana y soy un ser vivo con emociones y sentimientos. Sin embargo, reaccionó, despierto del letargo de tanta incomprensión, preguntas, dudas y porqués, y me doy cuenta que en algún determinado momento de mi vida pueden pasarme por la cabeza tantas paranoias, sin embargo… ¡¡Jamás de los jamases puedo olvidarme de vivir!! ¡¡Jamás de los jamases, puedo olvidarme de quererte, de soñar, de reír, de sentir, de quererte, de correr y jugar contigo, de compartir la aventura de la lectura!! ¡¡Jamás de los jamases puedo olvidarme de lo magnifico que supone soñar, de tener ilusiones, de abrazarte, de darte un beso, de pedirte que no te alejes de mi vida porque marcas pasos importantes, de sentir el escalofrío que recorre el cuerpo y el calor que atosiga incluso a los sentidos. Y qué me dices cuando puedo disfrutar de ver cómo sale el sol y por la noche cómo el sol se pone en el horizonte…

Puedo tener mil emociones, y puede que cada una de ellas me lleven a un estado de ánimo diferente; sin embargo, no puedo permitir jamás, que nada positivo marque el sentido de mi vida. Porque realmente la vida es un regalo, la vida es un camino por el que no puedo olvidarme que sentir cada una de las emociones supone estar viva, y si vivo cada una de ellas mi corazón crece y mi vida se ensancha; por ésta misma razón, hoy vuelvo a no querer olvidarme que no puedo olvidarme de vivir. La vida es emoción. La vida es marcha, actividad, actitud, fuerza, fe… ¡La vida es vida! ¿¡Cómo puedo olvidarme de vivir, cuando sólo quiero vivir!?