‘Blur’, un Guacamayo por Río…

En verano, en pleno mes por tradición y solera del descanso, al que se le une el buen tiempo, y del que siembra como reclamo al descanso, deja verse como por las terrazas, los cines y las distintas actividades al aire libre, a la que se toma como siempre por esta época, su mayor importancia y atención. Es pues, cuando con la práctica, asistencia, y participación, se aprovecha la ocasión para pasar ‘más tiempo’ entre amigos, veraneantes, familia (reuniones informales).

Muchos son quienes disfrutan de las películas que echan en éste tiempo.
Las palomitas, los risis (esos paquetitos verdes de toda la vida) o otros aperitivos, aceitunas, millo, pipas, chocolatinas, líquidos para la sed, un refresco frío, Coca-Cola, Nestea, Fanta

[…] Acompañan el transcurrir de la historia frente a la pantalla; haciéndolo más ameno, tumbados en la arena, o suelo de la plaza, como quién está en una cómoda butaca de cualquier cine o auditorio. En el cual se ha transformado repentinamente, saliendo a la calle, como la mayor de las salas […]

Si bien, ante la imposibilidad alguna vez al desplazamiento por origen un año más de las aún no eliminadas, barreras arquitectónicas a participar en una de estas actividades veraniegas; sí por el contrario, por referencias de comentarios, lo visto en televisión, y prensa general. Por lo que por lo menos puedo, como deseo propio echar la imaginación y la vista, al parecer de una particular sala, para como si estuviera realmente en una de ellas, desde donde se da el pase a la película, ‘Río’.
En la que durante sus dos horas y media de proyección, sucediéndose momentos divertidos y entretenidos. Dejando el listón alto.

De dibujos animados, y con un estilo de imagen en 3 dimensiones (3D) transcurriendo en el país brasileño, más concretamente en la ciudad de ‘Río de Janeiro’ -Todo río-. En su escenario más emblemático y reconocido, como es el Sambódromo. Lugar donde, la magia, de atractivo y reclamo mundial, y no solo eso, sino que, el jolgorio, la fiesta siempre presente, cambiará la cara y la vida de la ciudad; el ambiente, las preocupaciones […] Durante sus fiestas más señeras y reconocidas, -Su Carnaval- […] Instantes, cuando todo se transforma, desde entonces y hasta el final de las celebraciones, en ‘luz y color’ […] Río, brilla con luz propia.

La película. El comienzo ya atrapa. ¡Samba, samba…! Con la imagen desde las alturas, donde se ve en todo su esplendor y dimensión al “Cristo Redentor”, junto a una gráfica impresionante. La música, los personajes, cada cual más peculiar y excéntrico, no dejan le quite los ojos. Parece como quien esta hipnotizado a la pantalla. Imposible así perder el hilo.

Linda tras su encuentro con Tulio, después del viaje de éste yendo en su búsqueda, y a sabiendas por él, que su compañero un guacamayo color azul de nombre ‘Blur’, es el último espécimen macho que existe de su especie, y que no puede, sabe volar, pues después de habiendo pasado prácticamente toda su vida como animal de compañía de la niña; la que durante todo este tiempo lo ha cuidado, mimado y querido, como algo más que una mascota, el guacamayo, no se hubiera ‘preocupado’ antes en hacer buenos sus instintos naturales.
Y ante la posible desaparición total de su especie, y ante la existencia de Perla, una hermosa, coqueta y con no menos carácter, la guacamayo de su misma especie, la cual vive Río; en una protectora de animales, donde Tulio, el excéntrico experto en pájaros, le dedica su tiempo, cuidados y estudios.

A sabiendas y tras pensárselo detenidamente, opta pues, junto a Blur, y a fin de que ningún desastre ocurra, tomar rumbo a Brasil, para así Blur conozca y se encuentre con Perla. Con el fin de que juntos salven su especie.

Una hermosa y maravillosa aventura. Mientras donde los guacamayos permaneciendo juntos, la amistad también adquiere, especial protagonismo. En su periplo por salvarse de su ataduras durante lo que estuvieron secuestrados, tuvieron tiempo para hacer nuevos amigos; se rieron, se divirtieron e incluso, llegaron a conocerse un poco más el uno al otro […] Amigos, animales a cual más peculiar, los que tuvieron pues, una parte presencial significativa para el buen fin de su salvación.
Tanto así, que el verdadero amor, el de un principio imposible, ¡triunfó!

El Guacamayo Azul

El Guacamayo Azul

La magia Carnavalera deja una historia entretenida de la que verla repetida no cansa.
La fantasía, la música, buen ambiente; típico de la belleza de la vida, del Carnaval, y como ya decía por entonces Celia Cruz, -“La vida es Carnaval”-.
Espectáculo, que aunque si bien la película transcurre por Brasil, podía sin dudarlo, estar la historia sacada, por su majestuosidad y ‘realidad’ desde del propio “Loro Parque”, donde las aves hacen de su existencia, la muestra de su majestuosa presencia, arte y espectáculo de su color y habilidad una obra de arte, viva; siendo como el Sambódromo, ‘Las Avenidas de Santa Cruz’.

By | 2017-06-19T19:26:33+00:00 Agosto 24th, 2011|Mundo visual | acústico|3 Comments

3 Comments

  1. Peque 28 Agosto, 2011 at 21:37

    Hola, ¡qué bien escribes! Lo más importante es que sé que lo vives y escribes con el corazón. Un corazón enorme,enorme. Besos.

  2. Trébol 29 Agosto, 2011 at 13:32

    Muchas gracias por tus palabras cariñosas peque. Gran corazón el tuyo. Con gente como tú escribir, aún sin ser buena escritora es ‘fácil’. Aunque no puedo dejar de conocer que es algo que me apasiona… Ojalá pudiera vivirlo más de cerca aún… Sería impresionante.
    Me alegra te guste este artículo.
    Te la recomiendo, ¡te va a gustar! Un besazo.

  3. naufraloq 30 Agosto, 2011 at 22:56

    La buscaré 😉 Sin duda, te expresas bastante bien.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies