Atajo al fuego

Durante una semana larga la isla chicharrera ha vivido momentos de incredulidad, angustia, e impotencia por un impasible e implacable incendio forestal.
Devorados casi más de mil doscientas hectáreas de monte; entre flora y fauna, por las llamas así se tratase de un enorme ‘asador antinatural’, los montes de los municipios chicharreros; Vilaflor, Adeje, Arona, Guía de Isora, han  sido consumidos.

Y mientras, a pesar de que aún persisten pequeños focos activos, y por consiguiente hoy la situación parece poco a poco retoma el cariz natural; hectáreas de pino canario y de endemismos quemados. Pinares antiquísimos, y un resplandoroso verdor y olor a pino, pinocha y piñas, así a escuchar y ver la fauna peculiar y única que habita por cada zona, pinzón azul de Tenerife, el pico picapinos, el herrerillo canario o el gavilán común, tardarán años en recuperarse de ésta canallada de la que ha sido víctima los montes de la isla.

Días de incertidumbre y desasosiego tras las dimensiones incontroladas de un ‘asador antinatural’. Donde familias enteras se vieron obligadas a dejarlo todo detrás; explotaciones agrarias y ganaderas, coches, casas. Sin luz, agua, teléfono… Momentos angustiosos y de impotencia porque nada ni nadie podían atajar un incendio que consumía en silencio auxilio, cada trozo de monte.
Y al que entre llamas y desesperación, después de horas de entrega al frente, y retaguardia, voluntarios, y profesionales que desde su profesionalidad y valentía, con una entrega máxima, pudieron controlar y ahora mismo dar por extinguido extinguir éste impasible fuego. Quien a ojo de un turista inesperado y encendido, el recorrió  imparable cada barranco, y paraje por el que pasó. Dejando la huella de una visita indeseada e inesperada, y casi el aviso más alto y peligroso de ‘peligro fuego’ de su visita por los montes chicharreros en estos días de julio, inicio de verano.

Es así como parece que “regresa” a la tranquilidad de la belleza del monte que  éste incendio quiso ponerle fin, y quién dejó momentos que siempre se desea no se repitan, y de lo que no siempre ese deseo termina por cumplirse.

El elemento de vida, igual de destrucción, que bien deja claro también se le puede combatir y derrotar. Puesto, la naturaleza también tiene sentido de defensa y protección y cuidarlo no es cosa de unos pocos. Al tiempo que se disfruta y siente en ese instante propio, a la hora de cuidarlo y protegerlo también debería existir igual miramiento y pensamiento.

Hoy, al menos, la calma y la tranquilidad de saber está extinguido, anima a seguir deseando que continúe así, y a que cuidemos y protejamos. nuestros montes.

By | 2015-06-06T13:37:46+00:00 julio 21st, 2012|Mundo comunicación|0 Comments

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies