Mientras no tomemos consciencia de que aquí estamos de paso… ¡Así nos va! Hundidos en nuestras propias miserias humanas.

Lucha encarnizada por poder, dinero, apariencias. Incomprensible la hipocresía, la mentira, la falta de humanidad… Lo que no disfruta se pierde, lo que no vives, lo que no sientes, lo que no compartes, lo que no disfrutas, lo que no ofreces… Absolutamente nada de nada existe. Ni en lo más efímero, aunque sí lo haga en la irrealidad de tus pensamientos, no te engañes porque nada de eso existe.

Cuando aún con todo el deseo de ser y crecer se puede hacer y se puede ser persona. Se puede pasar por éste camino de la vida dejando otra estela. En vez de ser apisonadoras destruyéndolo absolutamente todo, podrías pasar dejando una huella más amable un acto de humanidad. Un poquito de conciencia para si tú fueras quien estuviera en el lugar del otro, y si fueras tú quien quisieras te tratasen con toda la humanidad de la que recoge el corazón cuando las circunstancias te muestran su verdad; al revés de lo que tú muestras y compartes igual a una manzana envenenada…

Mientras no tomemos consciencia de que en realidad la vida no son ni dos días. Mientras no tomemos consciencia que estamos aquí de paso, y que es cien mil veces mejor hacer el bien, que el mal. Ayudar y pedir ayuda… ¡Así nos va!