Entrando en situación:
Hay momentos, en los que después de algunas planificaciones, puede no salir como lo esperado. Causado entre ambición, prisas. 
La tensión aumenta y ocurre, lo que ocurre… 🙂
  

Un ladrón le grita a otro, en medio de un asalto:

– ¡Viene la policía!.
– ¿Y ahora qué hacemos?.
– ¡Saltemos por la ventana!.
– ¡Pero si estamos en el piso 13!.
– ¡Este no es momento para supersticiones!.