Apagando la luz de la luna

Apagué la luz de la luna prófuga en mi habitación, y descolgué el sol para comenzar ahora de nuevo la hazaña inusitada de tocar el cielo refulgente con las palmas de las manos, cuando de nuevo vuelvo a quererte, ya que, tú, eres la luz de mi mundo. Son tantas las circunstancias que nos quedan por vivir, y también una multitud de cosas por aprender que ahora no te puedes regresar a la más oscura soledad de tu refugio. Si te marchas mi corazón sentirá tu rechazo, la respiración se agita y se me queman las entrañas. Soy consciente de la experiencia tan extraordinarias que construyo siempre que permanecemos unidos, transgresores tú y yo de la rutina más reincidente. Se ha hecho la luz.

By | 2016-08-14T10:05:33+00:00 agosto 14th, 2016|Personal|0 Comments

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies