Amanace

El cielo se viste de amarillo, el aire aunque tímido se cuela en el cuerpo y hiela. Tú avanzas, con el rumbo de tus pies fijo en tu destino entre tanto alzas la vista al cielo. ¡Cuánta belleza surge del universo! Piensas en que no puedes perderte este espectáculo a la vez que te consideras dichoso. Una vez más inclinas la cabeza, contento y estremecido por contemplar nuevamente el brillo del amanecer, la luz de la vida, y el motor del mundo. Una vez más vuelves a sentir que te traslada al infinito el aire gélido, y el color cálido del firmamento.

El cielo vuelve a vestirse solemne, y tú dichoso gozas de ese instante.

By | 2016-01-12T09:10:27+00:00 enero 12th, 2016|RFR (Reflexiones, frases y rebumbio)|0 Comments

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies