No sé por qué, renegar del pasado, cuando forma parte del presente, y ello conforma la historia personal.
No sólo las cosas favorables crean la historia, y, aún así, la historia de la vida hay que aceptarla con cada punto, y cada coma. De no hacerlo se perdería el realismo y la coherencia a lo vivido.

Se podrá quitar historia a los sueños, pero ya no sería la historia que el subconsciente de un modo consciente sobre lo vivido ha generado, y entonces, todo seguiría como siempre; dichosa manía, y pretensiones de la humanidad por manipular, y controlar cada uno de los acontecimientos y hechos que suceden.

Aceptando la propia historia y, dejar que la imaginación vuele libremente… Sin ningún miedo que pueda tumbarse el deseo de seguir construyendo la historia. Las apariencias, y los intereses, son, lo que nacerán del propio interés personal.

El hombre no sólo vive de risas, de fiestas; la pena, la melancolía, y la superación de las propias circunstancias personales, y del propio entorno, también conforman la vida, y no hay que renegar de ello.

Afrontar con decisión y predisposición, con una sonrisa, y el realismo capaz sobre la historia que nos corresponde, nos engrandece.

…¡Vuela alto, vuela alto imaginación… Vete con tu libertad!…

 

aceptar pasado