5 de enero, víspera de la noche de Reyes

//5 de enero, víspera de la noche de Reyes

5 de enero, víspera de la noche de Reyes

Después de cruzar el ciclo que se cumple desde el año viejo al nuevo y sin dejar mucho espacio de tiempo entre una fecha y otra, hoy, es el día señalado en el calendario de todos aquellos a quienes nos permanece completamente vivo en el alma el espíritu más juguetón y curioso de un niño. ¡Cinco de enero! ¡Cada vez está más cerca la estrella que guía a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente! Mientras tanto, depositamos la carta con las peticiones a sus Majestades en el buzón real durante las semanas pasadas e inclusive hoy con cierta fluidez.

Cuando lleguen a la posada desde el lejano Oriente los Reyes adoraron al niño Jesús con el oro, el incienso, y la mirra.

Podrás tener diez años, e incluso veinticuatro, treinta y ocho, cuarenta y siete, y hasta cien; sin embargo, no hay edades que no entiendan lo que es la ilusión de una noche tan mágica como la que en menos de doce horas viviremos. Tampoco existe ningún tipo de creencias religiosas que tenga la fuerza suficiente para apagar la luz del camino que guía nuestros pasos hasta Jesús.

En la barriga siento mucho revoloteo a medida que se van consumiendo las horas que faltan para que llegue la hora de la cabalgata en donde gozaré de la entrada de la ciudad de Melchor, Gaspar y Baltazar. Los veo cruzar el arco central de la calle subidos en los camellos, y bien custodiados por los pajes. El séquito de patos, de cabras, el Pato Donald, Mickey Mouse, Minnie Mouse, Piolín, además de faquires y bailarines harán que fluya aún más la mágica presencia de Sus Majestades los Reyes Magos. Los caramelos inundan el cielo de colores, y si no estás despierto, hasta alguno te puede dar un coscorrón. Antes de la adoración del niño, se detendrán en las casas consistoriales para recoger la única llave capaz de abrir las casas de todos los niños de la ciudad.

Víspera del seis de enero. Temprana madrugada del¡Día de Reyes!

Sus Excelentísimas Majestades los Reyes Magos de Oriente, visitan la ciudad, con misterio y magia colándose por todas las casas repartiendo felicidad y cumpliendo los sueños de todos. Después de preparar los agasajos: la maruja, el agua para los camellos, un poco de sidra, unos dulces y turrones para sus majestades y los pajes, me iré a la cama bien temprano, me arroparé hasta la cabeza, me taparé los oídos con algodones. ¡Empieza la cuenta atrás!

Cinco de enero; en muy pocas horas. ¡Llegan los Reyes Magos!

By | 2018-01-18T12:41:09+00:00 enero 5th, 2018|Personal|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cambiar tamaño fuente
Contraste