Te lo repito para que no lo olvides.
No me importaría prestarte mi corazón. No me importaría darte lo que necesites, amigo, madre, hermano, pues antes tú incondicionalmente me regalaste aquellos instantes de vida que no podré olvidar y, fueron los que hicieron sentir mi corazón más vivo.

Qué importante es en mi vida la gente que quiero; sin duda, son mucho más que cualquier préstamo que me puedan dar en el resto de mi existencia, y por lo que no vacilo en sí les presto o no mi corazón. Si alguien tiene un préstamo en el vínculo que nos une y por el que nos relacionamos, soy yo misma. Por éste mismo motivo quiero disfrutar de éste regalo que me dais incondicionalmente en cualquier circunstancia.

A tope contigo, no me importaría prestarte mi corazón, porque sé lo vas a llenar de vida, lo que supone un auténtico regalo que no puedo negar, ya que además, necesito de cada uno de los instantes que podemos compartir. A ti, mi amigo los no ausentes, y los no olvidados, a ustedes mi familia…Te presto incondicionalmente éste pequeño corazón, sin que además olvides que te doy siempre lo que necesites, no lo olvides.

SONY DSC