Es éste entiendo el momento ideal, en el que aún sin haber tenido ocasión para desconectar, descansar; sí iniciar este reencuentro a la ‘normalidad’ con un propósito, “un reto personal”; dedicar una categoría, entrada como ésta de “200 En Corto”, desde donde pretendo no extenderme en demasía, sí por el contrario procurando no perder chicha en lo que escriba, exponiendo igualmente mi parecer como hasta ahora; no superando así las 200 palabras en ello; que vienen hacer aproximadamente la suma de dos sms.

Desde hace un tiempo estaba tras la ocasión, y he aquí ha llegado oportunamente.

Espero sea de tu agrado.
Es con ésta entrada de regreso, reencuentro con la que ficho el principio de un “reto” “200 En Corto.

Si en algo coincidimos es en el deseo del descanso y vacaciones, cualquier momento es propicio; claro que irremediablemente a lo deseado, también tienen un límite de tiempo.

Con la bajada de la bandera; vuelta a la rutina. Después de jornadas enteras de descanso, entretenimiento, en el que desconectar y cambiar de hábitos ha sido más que apetecible una necesidad. Manera de desintoxicación laboral y ambiental; unos con la familia, otros con allegados; a pie de playa, un crucero, en el pueblo, de museos. Re oxigenar era la cuestión.

Es el calendario quien a punto ahora marca el inicio de un nuevo mes, septiembre, una nueva temporada. En realidad es como si empezara un nuevo año. Nuevos retos, propósitos, proyectos.
Es el momento para retornar a la actividad, reencontrándose cada uno con lo suyo; los babis, la azada, los escaños, las corbatas, los papeles formales; grandes y pequeños despachos unos, palacios otros; todos sin embargo, con algo en común, volver a la normalidad. A la actividad diaria. Con el horario “marcando el ritmo”.

Queda pues comenzar con energía positiva e intenciones de continuar avanzando, mejorando, para cuando llegue un próximo tiempo de descanso, celebración y reencuentros, volver a encontrar […]